Un hacker marianista en el Vaticano. Crónica del Vatican Blog Meeting 2011, #vbm11

Un hacker marianista en el Vaticano.
Crónica del Vatican Blog Meeting 2011

Descargar en PDF: Un hacker marianista en el Vaticano.pdf

Un don. Una tarea.
El pasado 2 de mayo el Vaticano convocó a 150 bloggers de todo el mundo aprovechando que con motivo de la beatificación de Juan Pablo II muchos estarían en Roma esos días. El plazo de inscripción fue breve y yo llegué un día tarde. A mi solicitud de inscripción el sistema respondió de forma automática diciéndome muy gentilmente que estaba fuera de plazo. La verdad es que no sabía muy bien cuáles eran los contenidos y objetivos del encuentro pero después de casi 15 años trabajando por anunciar el evangelio en la Red leer estas tres palabras juntas: Vaticano, Blog y Encuentro me movió por dentro. Volví a enviar otro correo. Nacía desde tan hondo mi deseo de participar que a pesar de la segunda respuesta automática de rechazo, tuve fe en que sería escuchada. Minutos más tarde mire la imagen del Señor que siempre tengo junto al ordenador y le di las gracias ya fuera elegido o descartado. Mi deseo era y es hacer su voluntad. Podéis imaginar cuando vi mi nombre en la lista, tres días después, los saltos y gritos (literalmente) de alegría que di, parecía un niño de cinco años. Cuando me pude serenar me senté frente a la Biblia abierta que preside mi habitación y di gracias por largo rato al Señor, comprendí que esta era una gracia que Juan Pablo II me concedía. Enseguida me di cuenta de la gran responsabilidad que suponía participar en un encuentro de este tipo. Yo había sido seleccionado, pero de algún modo representaba a mucha más gente: a la Compañía de María, a Ágora Marianista, a Nova Bella, a todos mis contactos blogueros y blogueras españoles… Todo cuanto procede de Dios es don y a la vez tarea, por eso desde el primer momento acogí el don y me puse a trabajar.

Expectativas. Preparación
Los días que han precedido al encuentro han sido muy especiales. Recorrí la lista de los 150 convocados y descubrí que entre ellos estaba Santi Casanova, un viejo amigo que frecuentaba nuestros foros de Ágora y cuya familia tuve la oportunidad de conocer en Madrid el año pasado. Otros como Juan José Noblejas o Antonio Spadaro son personas que he admirado por su trabajo en la Red, su sabiduría y su generosidad, también estarían presentes. Enseguida nos pusimos en contacto los unos con los otros, creamos un grupo en Facebook y fuimos visitando los blogs de los unos y los otros. Preparé y compartí un resumen de los 27 blogueros de habla hispana que participarían. Fui entrando en contacto con muchos, no sólo de habla hispana, también inglesa e italiana. De algún modo nos íbamos preparando para el encuentro. La ilusión era una constante, el deseo de conocernos y la intuición de que de algún modo el Señor nos llamaba a forjar un futuro común en la Iglesia al servicio del Evangelio era un común denominador. La mayoría no entendíamos como habíamos sido seleccionados, nos sorprendía que además del criterio geográfico y de lengua se hubiera jugado al azar la selección, tal como el Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales nos había dicho. Varios de los participantes escribieron en sus blogs sobre cuáles creían que eran los objetivos de este encuentro: un acercamiento de la institución a esta realidad, guiar nuestra tarea, ponernos en contacto, hacer algo juntos… J. J. Noblejas, una vez pasado el encuentro, comentaba en el grupo de Facebook que “ciertamente había algo de confusión, pero de la benéfica, una especie de ‘fuzzi logic communication’ que hace que las cosas no se reduzcan a una estrecha lógica proposicional binaria (nosotros/vosotros, buenos/malos…)“. Antonio Spadaro también nos advertía en su blog del peligro de crearnos falsas expectativas. Debíamos permanecer abiertos, receptivos, no proyectar nuestros propios intereses sobre el encuentro. Al fin y al cabo iba a ser algo sencillo, una tarde juntos, dos paneles de cinco personas. El primero para compartir experiencias, y el segundo más institucional.
Durante este tiempo me preparé con la oración, escribí una entrada resumiendo quiénes eran los conferenciantes, dando a conocer sus rostros, formación, responsabilidad, y otra sobre cómo seguir el evento en directo el día 2.Creo que fue una buena idea que nos ayudó a comprender que aun siendo un sencillo encuentro, había una preparación de calidad y un verdadero interés por parte del Vaticano. Algo que el 2 de mayo todos vimos confirmado, sobre todo a través de las intervenciones del segundo panel.
Es clarificador el comunicado oficial que emitió el 4 de mayo, tras el encuentro, Richard Rouse, responsable del departamento de comunicación del dicasterio vaticano de cultura. En este, además de extenderse en señalar lo que NO era este encuentro, se afirmaba de forma preciosa cuál era su objetivo:

“IT IS a meeting, a simple, physical meeting of bloggers, giving you, as a symbolic representation of the community of bloggers, the chance to express your needs, your culture, your hopes, aspirations and fears, in order that the Church may, drawing on the riches of Tradition, embrace you, walk with you, and continue learning to speak in terms and ways you can understand. Bloggers are persons, and the Church is interested in the joys and hopes, griefs and anxieties of all men and women (cf. Gaudium et spes 1)”

El día que precedió al encuentro fue la beatificación de Juan Pablo II. Casi todos los bloggers asistimos. Melchor Sánchez de Toca, subsecretario del Pontificio Consejo de Cultura, bromeaba diciendo era capaz de ver en nuestras caras si habíamos asistido o no al evento: el sol las había bronceado, en muchos casos achicharrado. Estoy seguro de que la intensidad de aquella celebración y las gracias que en ella recibimos fue la mejor preparación inmediata que pudimos tener.
Con el corazón caldeado, la mente hirviendo, y la cara tostada, llegamos al esperado 2 de mayo.

El Encuentro. Los encuentros.
¿Qué es la fe si no la certeza de que hay encuentros capaces de comunicar amorosamente a la criatura con su creador?
Se acercaba el momento. No podía dormir bien los días anteriores de la emoción así que aprovechaba el insomnio para rezar el rosario. En Twitter algunos como Elizabeth Scalia, autora del conocido blog The Anchoress, comentaban que le sucedía lo mismo, era difícil dejar de pensar en lo que estaba por llegar. A las 13:30 llegó Santi a comer a la comunidad. Este pequeño y sencillo encuentro en torno a la mesa, en nuestra comunidad, fue el preámbulo de otros muchos que llenarían nuestros corazones aún más de lo que podíamos imaginar. A las 14:00 tomamos el autobús 628 y después el 64, al llegar a San Pedro aún había riadas de personas que entraban a venerar los restos de Juan Pablo II. Nada más llegar a la Via della Conciliazione otros dos blogueros, uno austríaco y otro asiático nos reconocieron y comenzaron los saludos y presentaciones. Enseguida llego Antonio Spadaro y juntos fuimos hacia la entrada de la sala. Treinta minutos antes de la hora oficial ya estábamos reunidos unos 25. Nos fuimos presentando: franceses, alemanes, italianos, estadounidenses, brasileños… El inglés y el italiano fueron las lenguas más usadas. En la puerta conocí a Mayra, directora de Catholic.net en español, a Jorge Enrique Mujica, a Wagner Moura, a Eloi Aran, a Alfonsus Widhiwiryawan, a Eva Janosikova, a Christoph Gstaltmeyr, a Julio Gómez… Una vez registrados y con la acreditación enganchada a nuestras camisas accedimos a la sala, amplias mesas, conexión eléctrica para los ordenadores, Wifi, micrófonos, proyector… y por todas partes periodistas, Rome Reports haciendo entrevistas y sacando fotos.


Mientras iba conectando el portátil y preparando el sistema para tuitear el evento iba saludando e identificando los rostros. Conocí a la encantadora Anna Arco de Catholic Herlad mientras James D. Bradley nos tomaba una foto a los tres españoles que estábamos sentados juntos. Unos minutos más tarde ya estaba circulando por Twitter: “Spanish bloggers in the Vatican Blog Meeting http://yfrog.com/gyyx0xrj”. Pude saludar a Marta Nin, que llegó minutos antes de empezar, y que junto con Eloi cubrieron el evento para catalunyareligio.cat. Me llamó al móvil Costanza Miriano, madre de familia, convocada al encuentro, que resulta que vive a 80 metros de mi comunidad y que habíamos quedado en encontrarnos. Estaba de camino.
Con el ordenador ya encendido y tras enviar mis primeros tuits, pronto me di cuenta que gente de todas partes del mundo nos seguía. Me llegaban muchas respuestas de España: Manu Iranzo, Igone Porto, Jota Llorente, Dani Villanueva, Rodrigo C. Flaibam, Hna. Gabriela, Juanjo Romero, José Fernando Juan, César de Auladereli… A la vez veía como llovían los tuits de otros blogueros del encuentro. En inglés, francés, alemán, italiano, español, portugués el encuentro se iba retransmitiendo vía Twitter. Hice un backup de todo lo que se habló en Twitter desde el 21 de abril hasta después del encuentro. Aún no habíamos comenzado y la sala ya hervía. Aproveché para saludar a Néstor Mora y a Lisa Hendey que durante el encuentro tuiteaba con una precisión casi periodística. Conocí a Paolo Benvenuto, que es el fundador de la Cathopedia y anda buscando impulsar la edición en español. Entre tanto se acercó a Santi y a mí el arzobispo Claudio María Celli que estaba saludando uno a uno a todos los asistentes rebosando cercanía y afecto.
En la imaginería interna de muchas personas se dibuja la figura del bloguero como alguien solitario, aislado de su realidad, con dificultades para relacionarse, un geek, freaky en sus gustos, y rodeado de aparatos tecnológicos. Excepto lo último (en la sala no había ni un solo bolígrafo, todo eran smartphones, miniportátiles, tablets…) lo demás es falso. La comunidad bloguera, la blogosfera, está compuesta por personas muy activas y en general comprometidas con su realidad más cercana, dispuestas a conocer nuevas personas y generar riqueza en equipo de manera solidaria. No era diferente en el Vatican Blog Meeting, donde el grado de concentración y trabajo era altísimo, a la par que se respiraba un clima de compañerismo, apertura y disponibilidad. Nadie quedó encerrado en sus tuits, o pegado a sus notas, en cuanto teníamos un descanso comenzábamos a conocernos en persona, intercambiar impresiones y forjar vínculos. El P. Lombardi pasó toda la primera parte entre bastidores, donde pudo comprobar y respirar este ambiente, cuando llegó su turno de palabra en el segundo momento de la jornada nos dijo que se percibía una “atmósfera muy intensa de comunicación personal […] esto es algo muy agradable que influye en esta, mi comunicación, con vosotros”.
ForteaEn el descanso conocí al Padre Fortea, famoso demonólogo, con un socarrón sentido del humor, que después del encuentro se ha dedicado a escribir básicamente sobre la calidad de los pastelitos que nos dieron en el descanso. Conocí a Don Paolo Padrini, que lleva el portal Pope2You y por primera vez saludé en persona a Juan José Noblejas, el autor del famoso blog scriptor.org. Los pastelitos, como dice el P. Fortea, eran excelentes pero yo tenía un dolor de barriga tremendo que me sacó de la sala en algún momento y no los pude disfrutar. Me alegro por el P. Fortea, le tocaron a más.Noblejas
Al terminar el encuentro algunos nos resistíamos a abandonar la sala, retomamos conversaciones, aprovechamos para inmortalizar con nuestras cámaras estos momentos. Me hicieron una entrevista sobre mis impresiones para la Conferencia Episcopal Boliviana (creo recordar). Busqué al P. Roderick Vonhögen, sacerdote holandés fundador de SQPN, cuya charla me había resultado inspiradora, para darle las gracias. José Antonio Varela, de Radio Vaticana, me fichó para una mesa redonda al día siguiente, acepté encantado. Y enseguida comenzaron a surgir los planes informales. Yo me debatía entre ir a cenar con Paolo Benvenuto y Mayra Novelo entre otros, con quienes seguramente trataríamos el tema de la Cathopedia hispana, o ir a la cervecería a la que el grupo de bloggers franceses llevaban tiempo invitándonos. Opté por la segunda para poder estar más tiempo con Santi. Fui el último en salir de la sala, antes de abandonarla me acerqué a Richard Rouse para comunicarle mi impresión general y darle las gracias. En la cervecería de Via Aurelia 77 llegó Pentecostés antes de tiempo. Cualquiera que nos viera podría pensar que nuestras animadas conversaciones, en varias lenguas, tenían su causa en esta espirituosa bebida de origen monástico, pero realmente surgía de la fuerza con la que el Espíritu nos impulsaba a abrir las puertas tras el encuentro. Casi todo el tiempo estuve con Corinna Mapelli, vicedirectora del Santuario de la divina maternidad, con Anna Arco periodista, Julio Gómez sacerdote de Becerril de Campos y Santi mi buen amigo. En este rato surgió la idea de un proyecto para llevar el espíritu del vbm11 a España. Ya estamos en ello y a su tiempo, si Dios lo quiere, tendréis noticias. Pude saludar a Rocco Palmo, el autor de Whispers in the Logia, me pareció una persona humilde y atenta al trato personal.
Se hizo muy tarde. Una vez en casa me fue imposible no seguir tuiteando. Por lo que vi no era el único. A las 2:00 cerré los ojos mientras rezaba el rosario con la clara conciencia de que Dios había plantado hoy una semilla que debía ser cuidada para poder llegar a dar todo su fruto. A las 5:15 sonó el despertador, desayuno, misa, oración, clases, radio Vaticana… el miércoles comenzaba a reposarse todo, y la certeza de una llamada de Dios se me va haciendo cada vez más clara.

La red. Seguridad Wifi.
Debo reconocer que por mi mente informática, aficionada al hacking (en especial la auditoría wifi), desde hace años venían preguntas sobre cómo sería la estructura de la Red Vaticana. El P. Lucio A. Ruíz, responsable de los servicios Internet del Vaticano, comentó que a diario sufrían intentos de intrusión. Me puse blanco y me entró dolor de barriga. He de confesar que en al menos dos ocasiones he intentado, si no entrar, al menos estudiar la configuración de la Red Vaticana, para lo cual hacen falta técnicas un tanto intrusivas. Espero no haber quitado el sueño a ningún administrador. Nos contó que el pasado fin de semana los servidores habían recibido un ataque coordinado de 2 millones de equipos. Imagino que fue un DDOS centrado en destrozar la cobertura informativa de la beatificación. Pasaron la noche en vela manteniendo los sistemas.
Os contaré que la red Wifi a la que estábamos conectados los asistentes estaba abierta pero tenía un portal cautivo (como esos de los hoteles que te preguntan usuario y clave una vez conectado), pero pocos minutos antes del encuentro lo desactivaron para que todos pudiéramos entrar sin problemas. Los que entendéis algo de Auditoría Wifi sabéis lo que quiere decir una red inalámbrica abierta: VULNERABILIDAD máxima. Un ataque MITM mediante ARP Poisoning y el Wireshark capturando todo el tráfico generado sería fácil después en casa analizar los paquetes y extraer passwords, información personal, emails, webs visitadas… un simple aficionado podría usar Firesheep para robar las sesiones de cualquiera de los presentes y usurpar su identidad o robar sus datos personales. O simplemente se podría haber hecho una desauteticación masiva con Aireplay y dejar sin conexión Wifi a la sala, destrozando la cobertura del encuentro. Un plato muy suculento para un hacker, teniendo en cuenta el tipo de público que asistíamos al evento. Yo puedo prometer y prometo que no hice nada de eso, pero recomiendo a todos los asistentes cambiar sus claves ya mismo, por si las moscas. Aún confiando en que ninguno de los presentes tuviera, ni la intención, ni los conocimientos para hacer algo así, si es posible que habiendo sido publicada la lista con los 150 nombres de los participantes, un hacker haciendo uso de ingeniería social hubiera conseguido instalar un troyano en el equipo de alguno de los asistentes, pudiendo realizar ataques cómodamente a distancia. Normalmente estas cosas no se tienen en cuenta cuando se organiza un evento así, y pueden acabar siendo la peor pesadilla, si días más tarde aparece en Wikileaks montones de datos confidenciales de los participantes.

Testimonios. P. Roderick Vonhögen
Descargar audio del primer panel: Audio-Panel1-vbm11.zip

El primer panel, moderado por Rocco Palmo (autor del famoso blog Whispers in the Logia), lo componían Andrés Beltramo, Elizabeth Scalia, Mattia Marasco, P. Roderick Vonhögen, François Jeanne-Beylot. Cada uno nos permitió conocer algo de sus experiencias e ideas sobre los blogs. La intervención que me resultó más inspiradora fue la de Roderick Vonhögen, sacerdote de 43 años holandés fundador del portal sqpn.com. Empezó su primer blog escribiendo sobre Star Wars, pronto se dio cuenta del potencial de este medio para conectar con las personas, sus inquietudes, esperanzas y anhelos y poder desde ahí anunciar a Cristo. Hablaba como un verdadero pastor que conoce a sus ovejas y ellas reconocen su voz. Cuando explicó que desde Internet un pastor llega a miles que quieren escuchar el mensaje mientras que en la parroquia la predicación no llega muchas veces ni a los presentes que están desconectados, una carcajada general resonó en la sala, lo cual confirmaba que había muchos curas entre bastidores. Con el P. Roderick comparto muchas de sus intuiciones sobre cómo trabajar en la Red: la pastoral 2.0 consiste en construir comunidad, tenemos que salir al encuentro y no esperar que vengan, para ello hemos de hacernos presentes en medio de los contenidos que mueven el interés de las personas, sobre todo de aquellas más alejadas de la Iglesia, aquellos sin pastor. El pastor de la Red debe buscar el lenguaje común, los puntos comunes de interés, antes de comenzar a compartir la fe. Encontrar estos lenguajes requiere una fuerte inversión de tiempo, esfuerzo y personas que no siempre es comprendida por otros hermanos a los que el mundo 2.0 les queda muy lejano. Jesús pedía a sus discípulos ser pescadores de hombres, y lo primero que se necesita para ser un buen pescador es un buen cebo. Las subculturas son este cebo en el sentido más positivo, este lugar de encuentro. A nadie de los presentes nos sorprendió que el P. Roderick hablara de los Hobbits, o de Farmville, el más famoso videojuego de Facebook… creo que los presentes tenemos muy claro que ningún lenguaje, ninguna cultura está de por sí cerrada a la gracia de Dios, a Él nada le es ajeno, y la Iglesia tiene el mandato de parte de Jesús de anunciar a todo el mundo la Buena Nueva de la salvación. El P. Roderick nos comentó un ejemplo reciente, durante la beatificación se dedicó a responder a las cuestiones que la gente le hacía vía Twitter, respondiendo con pequeños vídeos que iba colgando en Youtube, acercando este gran evento a un grupo que inicialmente se mostraba hostil. Sus respuestas cercanas, personales, en un lenguaje comprensible le han convertido en un verdadero pastor de la Red del cual creo que tenemos mucho que aprender.
El resto del panel en general fue interesante, algo desigual en las formas y contenidos que cada uno presentó, pero creo que fue mejor así, pues este era el espíritu del encuentro, dar voz a la comunidad de bloggers que se define por su inmensa variedad.

La Institución. El abrazo.
Descargar audio del segundo panel: Audio-Panel2-vbm11.zip

Tras el panel de testimonios llegó el descanso. Una de las personas que representaba a la institución, ante el despliegue de testimonios y el interés de los participantes, se preguntaba cómo no se había convocado antes un encuentro con los bloggers. Algunos han dicho que este encuentro llega tarde, yo no lo creo. Sea como sea, es mejor tarde que nunca.


El segundo panel, moderado por Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica, tenía un carácter institucional. Estaba compuesto por el P. Federico Lombardi, P. Lucio Adrián Ruiz, Eva Janosikova y el P. Marco Sanavio.

El padre Lombardi es jesuita, el director de Radio Vaticana y del Centro Televisivo del Vaticano. En su intervención nos transmitió la preocupación del Papa de que la Iglesia se haga presente en esta realidad.

Me parece justo recordar que el Papa es una persona que, aunque no tuitee, o no tenga su propio blog, sin embargo, es extremadamente cuidadoso e inteligente y entiende muy bien lo que sucede en nuestro mundo y es muy dispuesto a ayudar y participar.

Con numerosos ejemplos nos hizo ver el explícito interés de Juan Pablo II y Benedicto XVI por Internet. Afirmó convencido que “los bloggers son muy importantes para la Iglesia y la sociedad, ellos son la opinión pública de la Iglesia”. Trajo a la memoria el documento conciliar Inter Mirifica donde se habla de cómo el Magisterio se debe desarrollar también en diálogo con la opinión pública de los fieles en la Iglesia. Señaló que el tema de la opinión pública de la Iglesia no ha sido desarrollado en los últimos diez años, y que esta realidad de la blogosfera puede ayudar a profundizar más sobre ello. Nos exhortó a la comunidad blogger a desarrollar la interactividad con las instituciones de comunicación eclesiales a través de nuestra reflexión, trabajo y presencia en la Red, fomentando el diálogo y superando los meros comentarios superficiales o emocionales que a veces simplemente se dejan caer a modo de reacción visceral. Todos quedamos gratamente sorprendidos cuando nos contó que cada día con la ayuda de un técnico monitoriza la blogosfera, es una realidad que refleja una parte de la vida de la Iglesia y nos interesa cada vez más. Nos invitó a realizar esta misma tarea de monitorización para quienes lo necesiten en nuestras instituciones eclesiales locales. Nos dio las gracias por la labor de difusión que hacemos animándonos a buscar la Verdad y evitar la confusión. Aprovechó para dar su punto de vista sobre la cuestión del ego, en el panel anterior y en las preguntas había aparecido claramente la tentación del blogger de buscarse a sí mismo. Lombardi afirmó que es un enemigo total del ego, y que él vive de la palabra servicio: “Digámoslo claramente, yo soy un enemigo total del ego y me considero un servidor a tiempo completo sin reservas”. Terminó exhortándonos a reflexionar sobre esta cuestión y ver en qué medida nuestro trabajo como bloggers está movido por el propio ego o por la actitud de servicio.
Del resto de intervenciones destacaría lo que nos contó el P. Lucio A. Ruíz sobre el nuevo portal news.va, mostrándonos el enorme esfuerzo que se está haciendo para adaptarse a las nuevas posibilidades técnicas. A la pregunta de por qué el Papa no tiene un blog o una cuenta en Twitter, o de por qué vatican.va no es un sitio 2.0 respondió diciendo que el motivo es de carácter teológico. El ministerio petrino se desarrolla en la Red a través de vatican.va y es un ministerio universal en tiempo y espacio. Si el Papa se dedicara a responder comentarios en su blog o tuitear limitaría su ministerio a unas personas y un tiempo muy concreto. Aún pareciéndome una respuesta totalmente comprensible creo que sobre esto cabría reflexionar mucho más. Puede llegar un Papa que quiera tener o mantener su blog personal o su cuenta en Twitter para desarrollar su ministerio petrino a través de este medio. Está claro que no podrá dedicarse a interaccionar, pero no todos los blogs o las cuentas de Twitter tienen este carácter interactivo. También vatican.va podría añadir interactividad sin perjuicio del ministerio. En cualquier caso hay que reconocer la calidad y el enorme esfuerzo que hace el Vaticano por extender el magisterio petrino en los medios.
Me gustó también mucho la experiencia de Marco Sanavio, sacerdote de la diócesis de Padua, que ha trabajado incansablemente para desarrollar en su diócesis todo un plan de pastoral en Red que ha traído un nuevo dinamismo a la vida eclesial. Todo un ejemplo digno de ser estudiado de cerca.
Al finalizar el encuentro tuve la clara impresión de sentir el abrazo de la institución a la comunidad blogger, un abrazo de aceptación, cariño y reconocimiento, un abrazo que compromete en el amor, que ha hecho nacer una nueva y saludable relación entre el Vaticano y la blogosfera. Este abrazo es la mejor imagen de lo que allí sucedió. Nos necesitamos mutuamente.
Cuatro días después L’Osservatore Romano publicó una entrevista al arzobispo Claudio María Celli que había inaugurado nuestro encuentro. No tiene desperdicio, son palabras que provienen directamente de la Institución, palabras que abrazan. Destaco dos cosas de esta entrevista:

  • Un reconocimiento a la comunidad blogger por parte de la Iglesia: “La Iglesia tiene cosas que aprender de los bloggers. […] Los blogs son espacios de autenticidad y al mismo tiempo de provocación y nos ayudan a crecer. […] El encuentro ha sido muy positivo […] en un cierto sentido he visto el futuro ya presente, me ha parecido vivir directamente la dinámica del mundo actual de las comunicaciones
  • La Iglesia aprende de la dinámica blogger: “La particularidad de este ámbito de comunicación digital es que nace de abajo, no es una iniciativa oficial, institucional. […] La interactividad, esta dimensión de extrema apertura y comunicación, es un hecho que observamos con interés”. El arzobismo Celli nos cuenta como recomendó a un obispo de más de setenta años abrir su blog, éste quedó perplejo pero siguió el consejo, tiempo después le dio las gracias porque “le había abierto a nuevas posibilidades de relaciones humanas, ricas, dinámicas y vivaces. El anuncio de la Palabra de corazón a corazón, de boca a boca, es connatural a nuestra fe. Pero hoy encuentra en esta nueva forma, los blogs, un nuevo ámbito de expresión, verdaderamente sin límites.

Propuestas. Tres + una
Hace dos meses me escribió R. Carazo, un joven blogger católico, inquieto y decidido a fomentar el trabajo en equipo de los católicos en al Red. Había leído dos entradas que publiqué en 2006 tituladas Trabajar Unidos en Internet I y II. Muchos agentes pastorales de la Red llevamos años intentado coordinar esfuerzos, no es fácil. Una de las cosas que esperábamos, que necesitábamos, es que la desde institución, la Conferencia Episcopal, se promoviera un encuentro, se abrieran líneas de trabajo. Finalmente ha llegado el encuentro ha llegado, pero directamente del Vaticano. Esto es sólo el comienzo y hay que dar pasos, algunos más o menos rápidos aprovechando la sinergia que ha creado este encuentro, y otros más sosegadamente, pisando firme y construyendo con previsión de futuro. En la entrevista del día 6 de mayo al arzobispo Claudo María Celli nos instaba dar continuidad al encuentro, ayudando al Vaticano a buscar los medios. En esta línea, y con toda humildad me atrevo a formular tres propuestas muy concretas para dar continuidad a lo vivido en vbm11:

  1. Fomentar encuentros locales de bloggers y agentes pastorales de la Red promovidos por las Conferencias Episcopales. Un encuentro global debe tener su continuación en una serie de encuentros locales. Aunque la blogosfera no conoce límites geográficos tendemos a leer y participar en aquellos blogs que quedan más cerca de nuestra propia realidad e intereses, por lo que utilizaría el criterio geográfico para convocar estos encuentros. Creo que las Conferencias Episcopales pueden promover este tipo de encuentros, extendiendo el abrazo institucional a tanta gente que trabaja dando un servicio humilde y desinteresado, en aras a promover en un segundo momento proyectos concretos en las diócesis, congregaciones y movimientos.
  2. Fundar un Observatorio Global de la Red. No basta con monitorizar de qué se habla en los blogs. Internet es cambiante y la información circula por muchos canales: portales, blogs, foros, Twitter, Facebook, Youtube… Necesitamos un organismo de Iglesia que observe, reflexione y oriente de forma continua la tarea de la Iglesia en este medio.
  3. Ofrecer más y mejores posibilidades de formación en esta área para los agentes de pastoral, sacerdotes y laicos. Se pueden promover encuentros anuales de acuerdo a un criterio geográfico para permitir la formación continua. La presencia en la Red exige una capacitación adecuada, no sólo en uso de los medios técnicos, si no de criterios y de actitudes.

Y añado una cuarta, que no es mía, si no de Juan José Noblejas, y es nombrar un patrono de profesionales y académicos de la comunicación. En este caso la propuesta es la de nombrar a Juan Pablo II. Cito a al autor:

“Con seguridad absoluta, hay voces muy autorizadas y potentes para solicitar a quien corresponda que Juan Pablo II sea proclamado patrono de los profesionales y académicos de la comunicación pública. Juan Pablo II ha sabido entender y atender muy bien la naturaleza y características de este fenómeno global de nuestros días, para llegar a las cabezas y los corazones de millones de personas de toda edad y condición intelectual y social, de todas las mentalidades.”

Juan Pablo II

Oración
Gracias a cuantos habéis preparado este encuentro, gracias Señor por habernos reunido, por abrazarnos. Concédenos la gracia de responder con generosidad a tu mandato de proclamar por todo el mundo la Buena Nueva. Haznos humildes para que podamos anunciar tu Verdad, y no nuestras verdades, sencillos para que tu Palabra llegue a los más pequeños y humildes y no sólo a los sabios y entendidos, astutos para discernir en cada momento los medios adecuados para esta misión. Que en alianza con María, tu madre, lleguemos a participar plenamente de tu misión. ¡Ven Señor Jesús! Amén.

Publicado en iMision Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Un comentario en “Un hacker marianista en el Vaticano. Crónica del Vatican Blog Meeting 2011, #vbm11
  1. Rafa CorellNombre (obligatorio) dice:

    Gracias Dani por tu minuciosa y detallada crónica. Gracias también por esa preciosa oración final que me ha impactado, especialmente cuando dice:
    “Haznos humildes para que podamos anunciar tu Verdad, y no nuestras verdades, sencillos para que tu Palabra llegue a los más pequeños y humildes y no sólo a los sabios y entendidos, astutos para discernir en cada momento los medios adecuados para esta misión”

1 Pings/Trackbacks para "Un hacker marianista en el Vaticano. Crónica del Vatican Blog Meeting 2011, #vbm11"
  1. […] en mi comunidad, pudimos gozar de la presencia del P. Fortea. Le había conocido en el Vatican Blog Meeting, me cayó estupendamente y desde entonces sigo su blog. Aprovechando su estancia en Roma le […]

Deja un comentario