Homilía de mi primera misa

Homilía de mi primera misa
Domingo XXII del tiempo ordinario, ciclo C
ECLESIÁSTICO 3, 17-18.20.28-29; SALMO 67; HEBREOS 12, 18-19.22-24a; LUCAS 14, 1.7-14

Descargar homilía en PDF

Valencia, 1 de septiembre de 2013

Queridos hermanos y hermanas,

Celebro con alegría mi primera misa y lo hago en la capilla de este colegio que tanto representa para mí. Os saludo a todos con cariño, especialmente a los que habéis venido de lejos.

Las lecturas, también el Salmo, nos hablan de la humildad y de los pobres. En el lenguaje bíblico son dos conceptos que van íntimamente unidos. Ambas realidades, la humildad y la pobreza, atraen el favor y la mirada misericordiosa Dios. Es por esto que en el Evangelio de hoy Jesús inicia dando una lección sobre humildad a los fariseos invitados a la comida: elegir el último puesto; para continuar diciéndole al anfitrión que a quiénes debe invitar no es a sus amigos y vecinos ricos, si no a los pobres, lisiados, cojos y ciegos. Jesús humilla a los soberbios, y enaltece a los humildes.

Quiero compartiros una vivencia propia que creo que ilustra como Jesús humilla al soberbio y enaltece al humilde, en esta historia el soberbio era yo. Tras ser ordenado diácono empecé a servir en la misa de 9:00 de nuestra parroquia en Roma. A la salida me encontraba a María, una señora pobre, que esperaba ayuda sentada en el suelo. Cada mañana me detenía a hablar con ella. Empecé a llevarle algo de comer, un zumo, unas galletas. Poco a poco la fui conociendo mejor. Tenía casi 70 años, y un hijo de 34 inválido postrado en cama. Vivía en una caravana en las afueras de la ciudad. Por lo que me contaba deduje que muchos días los pasaban sin nada que comer. Me habló de su juventud, de sus sufrimientos actuales. Poco a poco la señora María se transformó en una presencia constante en mi conciencia. Rezaba por ella y esperaba cada domingo para verla. Todo esto os parecerá loable, por fuera sí, pero por dentro, en lo escondido crecía una vanidad de la que no era consciente, me sentía especial por tener una amiga pobre, sin darme cuenta me presentaba ante Dios haciendo gala de mis méritos. Cuando en casa pedí al administrador una manta para María, éste me echó un sermón sobre cómo hay que tratar a los pobres. No me la dio. La rabia que sentí por dentro fue la luz de alarma que me hizo detectar esta vanidad en mí. Yo había llegado a pensar que la señora María no podría pasar sin mi ayuda. Un domingo encontré a la señora María enferma. Nada más terminar la misa busqué a quien pudiera ayudar. Resulta que en la parroquia todos la conocían, y la querían. Muchos llevaban años visitándola en su caravana, llevándole comida, medicinas, ayudándole con las visitas al médico. Llamamos a una feligresa médico, vino a verla allí mismo, un matrimonio fue a una farmacia de guardia a comprarle las medicinas del corazón que no tomaba desde hacía días por no tener dinero. Otros le trajeron bolsas con comida para varios días. Quedé asombrado del número de buenos samaritanos que la ayudaron. Fue entonces cuando me di cuenta de la gran red de caridad que sostenía a la señora María desde hacía tiempo, mucho antes de que yo asomara la cabeza por allí. Yo, en mi vanidad, había pensado que era casi el único, y que por ello merecía estar en un puesto más elevado ante Dios. Jesús, es un buen maestro y no se cansa de corregir a los que nos subimos a la parra. Él ama con predilección a los pobres y humildes, y desea que nosotros lo seamos también.

El Antiguo Testamento ya conocía esta predilección de Dios por los pobres y los humildes. Dice la primera lectura: “Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios”, y también el salmo: “Padre de huérfanos, protector de viudas […]Dios prepara casa a los desvalidos, libera a los cautivos y los enriquece”. Lo que los antiguos no podían conocer, ni tan siquiera imaginar, es que Dios mismo elegiría la humildad y la pobreza para salvarnos. Y es esto lo que ha cambiado todo. El Señor no sólo nos exhorta a ser humildes y a servir a los pobres, si no que su vida misma es un constante abajamiento hasta abrazar la condena injusta y la tortura de la cruz para salvarnos. Jesús, manso y humilde de corazón, comparte el destino de los pobres (maldecidos, hechos injustamente culpables, abandonados, asesinados).

Como yo, tal vez os habéis preguntado: ¿cómo puede Dios salvar haciéndose pobre? Hay incluso a quien le preocupa el deseo del papa Francisco de que la Iglesia sea más pobre, y se preguntan ¿cómo podrá ayudar una Iglesia pobre a nadie?

Mirad, el día que serví en mi última misa en Roma, al salir me arrodillé en el suelo para despedirme de la señora María. Ella me cogió la mano y me dijo: “Vas a ser un buen sacerdote. Dios te bendice y perdona todos tus pecados”. El corazón me dio un vuelco. Me sentí profundamente bendecido y perdonado por Dios y por María. Y es que sólo Dios y los pobres pueden perdonar, Dios porque es el padre de todos, los pobres porque cargan las consecuencias de nuestro egoísmo. Esto es lo que ocurrió en la cruz, Jesús que es Dios se hizo pobre para ganar el perdón total para nosotros. Quiénes a él se acogen, y siguen el camino de hacerse humildes encuentran la bendición y la paz. Sólo una Iglesia pobre y para los pobres puede ser mediación de este amor de Cristo.

También a nosotros sacerdotes se nos pide recorrer este camino. No hay nada que chirríe más que ver a un sacerdote montado en la soberbia, que se ha puesto a sí mismo al centro y obstaculiza el encuentro con Jesús, convirtiéndose de esta manera en lo contrario de lo que está llamado a ser: imagen de Cristo sacerdote, mediador del amor misericordioso entre Dios y los hombres. El papa Francisco, en la misa crismal, decía que: “Al buen sacerdote se lo reconoce por cómo anda ungido su pueblo; esta es una prueba clara. Cuando la gente nuestra anda ungida con óleo de alegría se le nota […]Nos lo agradece porque siente que hemos rezado con las cosas de su vida cotidiana […] Y cuando siente que el perfume del Ungido, de Cristo, llega a través nuestro, se anima a confiarnos todo lo que quieren que le llegue al Señor: «Rece por mí, padre, que tengo este problema…». «Bendígame, padre», y «rece por mí» son la señal de que la unción llegó a la orla del manto, porque vuelve convertida en súplica, súplica del Pueblo de Dios.”

Queridos hermanos y hermanas, hoy predico para vosotros pero también para mí mismo. Sé que volveré a estas lecturas a lo largo de mi vida como sacerdote. El Señor las ha puesto ahí para que no olvide nunca de quien soy servidor, de Cristo pobre y humilde y del Pueblo de Dios, especialmente de los que más sufren. Ojalá salgáis hoy y siempre ungidos con el óleo de alegría y podáis encontrar en mí la confianza que os acerca a Cristo. Os pido que me acompañéis de ahora en adelante con vuestro afecto y oración. Pedid para que sea siempre pastor según el corazón de Dios.

María, que has recorrido el camino de tu hijo de pobreza y humildad, ruega por nosotros, para que tengamos entrañas de misericordia ante toda miseria y sufrimiento humano y podamos ser mediación del amor que tu Hijo ha derramado por nosotros en la cruz. Que así sea.

Daniel Pajuelo Vázquez, SM

Ordenación smdani - Imposición manos Agustín CortésPrimera Misa de Daniel Pajuelo Vázquez - Lectura Evangelio - P. Manuel Cortés SorianoPrimera Misa de Daniel Pajuelo Vázquez - Homilía

Homilía de Daniel Pajuelo Vázquez, durante su primera misa. Valencia, 1 de septiembre de 2013

Publicado en Homilías Etiquetado con: , , ,
8 Comentarios en “Homilía de mi primera misa
  1. “Sólo Dios y los pobres pueden perdonar” http://t.co/PqDbfXDPCC Primera homilía del joven sacerdote @smdani #cosasbonitas

  2. @fferran dice:

    Gracias por compartir, Dani! “@smdani: Homilía de mi primera misa http://t.co/uUlDxHlVzd”

  3. @enekoruiz dice:

    Religión 2.0 .Un buen paso adelante RT @fferran Gracias por compartir, Dani! RT @smdani: Homilía de mi primera misa http://t.co/wvNXnhLXDc

  4. julio dice:

    Gracias Dani, has traido mis recuerdos que durante 4 años pude conpartir con los marianistas en Valladolid, la Virgen de los deportes que preside los campos de deportes va siempre en mi cartera, D. Donato, los hermanos Bringas, P. Jose maría Arnaiz, D. Clemente, creo que muchos de ellos ya están en el paraiso. Gracias.

  5. Gracias por tu primera homilía, gracias por tus declaraciones a Zenit, gracias por las pistas que nos das para movernos por las redes sociales. Me permito tutearte desde la altura de mi edad: 87 años. Afectuosamente, Ernesto

  6. José Rico Horrillo dice:

    Gracias por invitarme a tú primera misa .

Deja un comentario