Quisiera que te ejercitases en la unión con Jesucristo o con el Espíritu de Jesucristo tanto para orar como para realizar todas las acciones de la jornada con él, por él y en él

Quisiera que te ejercitases en la unión con Jesucristo o con el Espíritu de Jesucristo tanto para orar como para realizar todas las acciones de la jornada con él, por él y en él.

Guillermo José escribe desde Agen al padre Leon Meyer que se encuentra en la comunidad de Saint-Remy el 26 de junio de 1832. Lo que recogemos de esa carta hoy es algo fundamental; nuestro fundador entiende que ésta es la finalidad de la oración: la unión con Jesús. Rezamos para unirnos a él; para que cada cosa, cada momento del día, la hagamos y vivamos en su compañía, desde sus sentimientos, con su mirada. Por eso la oración es como la respiración del cristiano; por ella Jesús entra a formar parte de nuestras vidas, toma posesión de nuestro tiempo y nuestro corazón. En definitiva Chaminade nos invita a que Jesús se convierta en la pasión de nuestra existencia. Todo un desafio.
Guillermo José Chaminade

Publicado en Chaminade, Crecer en la fe Etiquetado con: , ,

Deja un comentario